DESCRIPCIÓN

Es un fruto similar al melocotón pero mucho más pequeño, de color amarillo pálido o anaranjado con alguna sombra roja. La pulpa no es muy jugosa, tiene cierta textura fibrosa y consistencia harinosa cuando el albaricoque está maduro. Se consume principalmente como fruta fresca, aunque también se utiliza para fabricar algunos derivados como compotas, mermeladas, zumos y los famosos ‘orejones’ que no son más que albaricoques secos.

VARIEDADES

Existen gran cantidad de variedades de albaricoques. Cada región productora desarrolla unas autóctonas que se adaptan a las características de cada zona. Sin embargo si que existen ciertas variedades que se cultivan en todos los países.